Bienvenidos a la nueva tienda de productos del Museo Nacional de Arte Decorativo.
El MNAD se encuentra en la Ciudad de Buenos Aires, capital de Argentina. Sobre la Av. del Libertador al 1900.

Esta tienda está administrada por la Asociación Apoyo al MNAD.

El Museo Nacional de Arte Decorativo, dedicado al diseño y las artes decorativas, posee valiosas colecciones de esculturas, pinturas, tapices, armas, libros, cerámicas, mobiliario y miniaturas, fundamentalmente europeas y orientales, de los siglos XVI al XX. A través de muestras permanentes, exhibiciones temporarias, visitas guiadas y actividades culturales, propone un diálogo sinérgico y estimulante entre los testimonios artísticos del pasado y las creaciones del presente.

Está emplazado en el Palacio Errázuriz Alvear, diseñado en 1911 por el arquitecto René Sergent, en un estilo neoclásico francés. El edificio fue la residencia de la familia formada por Josefina de Alvear y Matías Errázuriz Ortúzar. El matrimonio había vivido diez años en Europa y ahí adquirió una valiosa colección de obras de arte europeo y oriental. En 1936, el Estado Nacional compró la casa y las colecciones y un año después el Museo Nacional de Arte Decorativo fue creado.

 

La colección. El inventario actual del Museo supera los 6000 objetos, que abarcan desde esculturas romanas hasta creaciones artesanales de platería contemporánea. El mayor interés de la colección radica en las piezas de artes decorativas europeas y orientales, esculturas y pinturas de los siglos XVI a XIX, muchas de las cuales pertenecieron a los Errázuriz Alvear.

Entre las piezas destacadas, está el conjunto de miniaturas europeas de los siglos XVI al XX -el más importante en su tipo-, un óleo sobre tela de El Greco, tapices del siglo XVI, una escultura de Auguste Rodin y un reloj de bronce que fue un regalo de boda para los reyes Luis XVI y María Antonieta.

 

El edificio. El palacio fue restaurado como una casa-museo, que no sólo alberga valiosas piezas de arte y mobiliario de distintas épocas, sino que revela, además, el estilo de vida de una familia patricia a principios del siglo XX. Durante los dieciocho años que los Errázuriz Alvear vivieron allí, la casa fue escenario de recepciones, conciertos y bailes de caridad; también  un espacio de lujo y confort. Para hacer más cómoda la vida en la casa, el arquitecto Sergent había incorporado una gran cantidad de avances tecnológicos: dos ascensores, un sistema de calefacción central y otro de aspiración centralizada de polvo, muy novedosos para la época.

La casa recrea los estilos más significativos del arte decorativo y de la decoración europea de los siglos XVIII y XIX. Cuenta con un pequeño salón decorado en estilo Art Déco temprano realizado por el artista catalán José María Sert; se destacan cuatro paneles pintados al óleo, uno de ellos sobre espejo. Esa sala es la única de la casa con decoración del siglo XX. La residencia tiene también un imponente jardín de estilo francés que funciona como prolongación de los salones de recepción. El eje central de la composición es la Fuente de los cisnes, rodeada por parterres de boj recortado que evocan diseños del Palacio de Versalles.